Jun
20

Más ideas para el fomento de Startups

Empresa, Negocios 13 comentarios

En un momento económico como el actual y con una descomposición radical de nuestro tejido productivo, la creación de nuevos proyectos empresariales debe convertirse una de los ejes clave de cualquiera de los gobiernos futuros. La clave es desarrollar el ecosistema adecuado para que empresas con posibilidades de crecimiento real, innovación y creación de empleo productivo. Y ello no implica ayudas o subvenciones sino simple sentido común.

Siguiendo el post de Jesús Encinar donde aporta 10 ideas para fomentar la creación de startups, trato de aportar alguna idea más que, en algún caso, no es tan fácilmente ejecutable.

Paraíso fiscal para el dinero productivo.

Un inversor privado que aporta un millón de euros a una startup que genera 30 empleos en un sector de alto valor añadido y productivo paga al vender su participación un 21% de ingresos después de 3 años de permanencia y habiendo asumido un elevado riesgo.

Un inversor que compra acciones de Telefónica a las 09:30 de la mañana y las vende 10 minutos más tarde en una maniobra totalmente especulativa y que aporta muy poco valor a la sociedad paga exactamente la misma cantidad: 21%.

Es el mismo dinero pero aportando empleo, productividad y generación de riqueza para toda la sociedad.

El entorno fiscal debería ser capaz de diferenciar claramente entre dos tipos de inversiones, dependiendo de la capacidad de las mismas de aportar valor a largo plazo a la sociedad. Los criterios más lógicos se centran en pagar impuestos sobre la duración de la inversión o la tipología de la misma. Si fiscalmente las inversiones que generen más empleo y beneficio social están incentivadas el dinero se moverá hacia las mismas. Y el capital riesgo, especialmente capital semilla, es el dinero más productivo que existe.

Imaginen un país que se convierte en un paraíso fiscal para el dinero productivo: costes reducidos en creación de proyectos y apoyo en las etapas iniciales, incentivos a la inversión en fases iniciales, cotizaciones reducidas durante primer año, flexibilidad en periodos de pago de impuestos durante 3 primeros años… Imaginen que todo el capital con ganas de “crear empresa” mirase a España como el sitio ideal para ello.

Relación universidad / empresa.

Es sorprendente ver como dos entornos que deberían ir de la mano viven en la más absoluta indiferencia entre ellos. Las instituciones educativas que tienen entre uno de sus objetivos principales preparar profesionales cualificados para el entorno actual generan licenciados totalmente alejados de la realidad del mercado. Como ejemplo, comprueben las asignaturas de una carrera como Periodismo para saber que sus recién licenciados no pueden estar adaptados a el cambio que ha sufrido su sector.

En un país con 5 millones de parados resulta que faltan programadores por doquier, responsables de marketing digital, especialistas en usabilidad o expertos en movilidad. Y esto lo digo desde el sector que conozco pero seguro que hay nichos de empleo en otros. Las universidades deben adaptar, en especial los últimos años de carrera, sus asignaturas y formato a la realidad del mercado más inmediato y que tenga perspectivas de futuro. No tengo criterio para definir el contenido curricular de una carrera pero ¿No deberían comunicarse mejor empresa y universidad? ¿No hay fórmulas para que se descubran las necesidades de la empresa que son nichos de empleo?

A la vez, el entorno universitario debería actuar como área de I+D de las empresas aprovechando no sólo instalaciones sino nuevos puntos de vista y enfoques de proyectos. Algo que en EEUU es natural aquí prácticamente no existe.

Imagen del emprendedor y empresario.

Sin generalizar pero creo que un empresario –lo que casi cualquier emprendedor debe acabar siendo- tiene una nefasta imagen en el país. La idea del empresario asociado al “pelotazo” que heredamos de los 90 y que tal vez se ha reforzado con la explosión inmobiliaria debería ser cambiada incentivando los valores correctos. Siempre habrá malos empresarios pero creo que la mayoría que conozco se preocupa de su gente. ¿Despide? Por supuesto. Es su obligación. ¿Exige? Claro que si. Hablamos de trabajo y resultados.

La ya manida encuesta sobre el deseo de los universitarios de ser funcionarios también tiene que ver con la idea de que ser empresario tiene connotaciones negativas: no es nada sexy y ser empresario debería ser cool, atractivo y divertido aún con el esfuerzo y riesgo que supone.

Reforma laboral.

Los empleados deben tener protección en caso de despido o desempleo. Punto. No somos EEUU ni me gustaría vivir en un sistema similar. Y quien lo dice tiene cerca de 40 empleados. Pero el sistema actual desincentiva por completo la contratación, genera incertidumbre al empresario y además, es injusto con los trabajadores. Un ejemplo lo resume perfectamente.

Un mal trabajador –normalmente los que son despedidos más veces en su carrera - es indemnizado 5 veces durante su carrera laboral por lo que cobra 200.000 euros más el coste para la sociedad de sus periodos de desempleo. Al llegar a los 65 años se jubila y empieza a recibir su jubilación.

Un buen trabajador no es despedido ni una vez en su carrera laboral sino que salta de una empresa a otra y aporta de manera constante a la seguridad social. Al llegar a los 65 años se jubila con la misma cantidad que el mal trabajador pero habiendo recibido 200.000 euros menos y aportando más al estado.

Y además, el empresario tiene una incertidumbre total al contratar pues el coste de indemnización de despido asusta para los momentos difíciles–recordemos que precisamente despides cuando te va mal y por tanto la situación financiera es mala-.

La reforma no pasa por cambiar el número de días de indemnización sino el propio sistema. Y el modelo austriaco es la referencia: un fondo asociado a cada trabajador al que la empresa va aportando una cantidad y que el trabajador se lleva allá donde se marche y que estará disponible sólo en caso de despido. Si no utiliza dicho fondo, se entrega de golpe en el momento de la jubilación. A la vez, al no tener ataduras entre las partes, los trabajadores cambiarían de puesto con más facilidad –sin miedo a perder la antigüedad se moverían de empresa por incrementos salariales menores elevando los sueldos- y los empresarios contratarían sin miedo en los momentos malos. Igualmente no se despedirían los que son más baratos sino los que son más ineficaces mejorando la competitividad general.

Sencillo, simple y justo. Y manteniendo cobertura.
Sólo queda ajustar cual es el % justo considerando los nuevos beneficios para quien jamás será despedido o dar flexibilidad para que trabajador seleccione bajo que sistema quiere estar contratado.

Mejora fiscal para beneficios destinados a reservas.

La crisis actual ha demostrado la debilidad financiera de nuestras empresas. Y debería incentivarse cualquier medida orientada a lograr compañías más sólidas. El impuesto de beneficios actual es del 30% independiente por completo del destino que vaya a tener dicho dinero. Si ese beneficio se destina a reservas en cualquier modo legal o contable -esto es, permanece en la empresa- debería cotizar en un tipo inferior logrando compañías mejor capitalizadas y preparadas para aguantar malos momentos.

Ley y aplicación real de pronto pago.

Pagos a 600 días de la administración, facturas en los cajones, pagos entre empresas de más de 6 meses… cuando multinacionales del norte de Europa vienen a trabajar a España todo esto les parece una broma de mal gusto. Y lo es.
Buena parte de las empresas que han desparecido estos años ha sido por los plazos de pago de las administraciones y gran parte de los costes financieros de las PYMES son por plazos surrealistas de las grandes corporaciones.

Pagos a 30 días reales con posibilidad de denuncias anónimas a las empresas que no los cumplan –de la misma manera que Competencia-y puesta al corriente de los pagos de la administración inyectarían decenas de miles de millones en el sistema reduciendo la necesidad de crédito y los absurdos costes financieros totalmente improductivos. La financiación debería ser para las inversiones y lo menos posible para el circulante.

Subvenciones sólo para casos de gravedad.

Eliminación total de todo tipo de subvenciones. Directamente. Y más aquellas que se han convertido en subsidios. Si en un sector hay un cambio estructural muy rápido debe recibir ayudas mientras se adapta. Si tiene una catástrofe ajena como el caso del E.coli alemán también. Pero nunca ayudas directas a criterio de técnicos que normalmente no conocen el sector y normalmente acaban en manos de quien no necesitan. Si la Unión Europea analizase en detenimiento buena parte de las ayudas a nuevas tecnologías en algunas regiones no nos volvían a dar un solo euro.

Si se pretende incentivar un sector –por ejemplo, renovables o tecnología- no debería inyectarse dinero sino facilitar su entorno fiscal o regulatorio durante un periodo e ir eliminando dichas ventajas en periodos cortos -entre 3 y 5 años-.

La subvención en si es perversa. Crea un ecosistema de que busca sólo como obtener la misma con departamentos y empresas especializadas que conocen los entresijos, detalles y sistemas de justificación para cumplir el expediente y continuar con la fiesta. Casi nunca aportan valor en aquello para lo que fueron diseñadas.

Jun
15

Aportaciones Open Source de ideup!

Empresa, Tecnología 2 comentarios

Aquellos que nos conocen saben que somos grandes amantes de CMS como Drupal o Frameworks como Synfony que utilizamos en muchos de nuestros proyectos. En estos entornos hemos desarrollado y mantenemos módulos que aportamos posteriormente a la comunidad. Lo menos que podemos hacer para que se mantenga vivo el software del que tanto partido obtenemos.
 
En los últimos tiempos estas son algunas de las aportaciones a Drupal desde ideup! -este es nuestro perfil de empresa- y su responsable:
 
Pablo Cerda. @citlacom
Case tracker time.
Case tracker commits.
Statistics generator.
 
Juan Pablo Novillo . @juampy72
Gitosis (modo Sandbox, pendiente de aprobación).
 
Tushar Mahajan.
Wayback.
 
Pedro Cambra que ya no está en ideup!
Image Cache Proportions.
 
Y en Symfony:
 
Moisés Macía
SimplePaginator bundle for Symfony2/Doctrine2.
 
Javier Aceituno
PhplistBundle.
 
Cada responsable debe hacerse cargo de evolucionar y dar soporte a cada módulo que esperamos sean de utilidad. Iremos actualizando con nuevas aportaciones.
 
 

Abr
24

Pistas en microeconomía: básicamente quebrados

Empresa, Negocios 3 comentarios

Cuando se ha rescatado a Grecia, Irlanda o Portugal es por que el país simple y sencillamente no tiene dinero. Hablar de rescate o intervención son eufemismos para suavizar una realidad muy cruel. No hay. Cero. No se puede pagar. Y no tiene quien le preste o quien le presta lo hace a unos intereses que impiden cualquier futuro. En resumen, quebrados y sin confianza para que te presten.
 
Dicen que España no es igual -antes decían que Irlanda no era Igual que Grecia y que Portugal no era igual que las anteriores- y la verdad es que no tengo criterio para saber nuestra situación global. Pero la microeconomía puede dar una idea y transmitir pistas.
 
Estos días de vacaciones de semana santa leí algo de prensa local y me sorprendí de ver varias noticias de pagos retrasados en dos sectores -sanidad y transporte escolar- de la administración regional. Pensé que era algo exclusivo del descontrol Murciano así que para comprobar me puse a hacer búsquedas de términos similares en otras regiones y el resultado es desalentador. Las comunidades y los ayuntamientos no pagan a sus empleados o a sus proveedores necesarios para dar servicios básicos -no me quiero imaginar como estarán cobrando aquellos proveedores menos críticos o de obras puntuales-.
 
No hablo de retrasos. No pagan. Punto.
 
Una pequeña lista:

 
Hay más pero creo que basta la muestra que incluye comunidades o ayuntamientos de Cataluña, Madrid, Murcia, Canarias, Galicia, Andalucía, Valencia…
 
Que cada uno interprete lo que quiera pero si una buena parte de las comunidades y cientos o miles de ayuntamientos no paga es por algo muy simple: no tienen dinero. Y tal vez estas noticias pueden ser interpretadas como una pista de la situación nacional a cuya cuenta habría que añadir necesidades de bancos y cajas y administración central.
 
Cuando no pagas es por que no tienes. Y cuando no tienes necesitas ayuda. Pero no se debería traspasar el problema financiero a PYMES y particulares. Ya han pagado bastante con sus impuestos.
 

Abr
23

No les votes

Política Comments Off

Reproducción del manifiesto de Nolesvotes.org que suscribo.
 

La corrupción en España alcanza niveles alarmantes. No se trata sólo de los casos de corrupción urbanística, cohecho, prevaricación, etc., que afectan de manera generalizada a los grandes partidos: hablamos de corrupción en los mismos fundamentos del sistema.
 

En este contexto se ha asentado la alternancia perpetua de organizaciones políticas aferradas al poder durante décadas (PP, PSOE, CiU…), sin otras opciones más que aquellas necesarias para conseguir sus propios objetivos, sin permeabilidad de nuevas ideas, sin permitir la participación activa de la ciudadanía, asfixiando toda posibilidad de regeneración democrática.
 

La ley electoral ha sido blindada a medida de los grandes partidos al penalizar desmesuradamente la representación de las minorías. A diferencia de otros países con una democracia saludable, nuestros parlamentos no reflejan la diversidad ideológica de la sociedad española.
 

La partitocracia se ha profesionalizado: no llegan al poder los mejores, sino los que desde muy jóvenes se han dedicado a gestionar influencias e imponer la disciplina de la jerarquía. La voluntad de los ciudadanos es ignorada en la toma de las decisiones importantes, que son adoptadas a la medida de grupos de presión que sólo representan los intereses de minorías mediáticas o económicamente poderosas. Los anteproyectos de ley se elaboran a espaldas de los ciudadanos, manipulando la información y dando por buenos estudios e informes fraudulentos.
 

El único resquicio de participación que nos dejaron son las convocatorias electorales. Pero en cada una de ellas los partidos mayoritarios recurren a listas cerradas y bloqueadas, a la campaña del miedo, a pedir el “voto útil” para que no gane el adversario con el que se alterna en el poder. Pese a que la sociedad española considera a los políticos el tercer problema del país, se vuelve una y otra vez a votar a los mismos: a políticos que gobiernan aislados de la ciudadanía, y con la intención de mantener esa situación indefinidamente.
 

El 22 de mayo estamos convocados para ejercer nuestro principal derecho democrático: el voto. Durante la campaña electoral, en un marco de brutal crisis económica, se apelará al miedo más que nunca. Puedes rendirte una vez más, hacerles caso. Pero también puedes tomar conciencia de tu poder como ciudadano: abrir los ojos e implicarte personalmente en la red de ciudadanos hastiados que consideran que está en nuestras manos mejorar la situación. Puedes contribuir a que haya más debate de los temas importantes, a que se nos informe correcta y objetivamente, a que la toma de grandes decisiones no dependa solo de que dos o tres élites dirigentes se pongan de acuerdo, dando la espalda a la opinión y el interés de la mayoría ciudadana.
 

Un voto -el tuyo- no puede ser un cheque en blanco para que un partido pueda despreocuparse durante cuatro años de la voluntad popular. La toma de decisiones políticas a la medida de grupos de presión financieros o mediáticos son el síntoma de que algo va muy mal en nuestra democracia: el resultado del divorcio entre la ciudadanía y los partidos mayoritarios que se alternan en el poder.
 

No te pedimos el voto por ningún partido o ideología en concreto, sino que te informes para comprobar si existen alternativas políticas que quizás representan mejor tus ideas, y lo que los ciudadanos concebimos como democracia. La democracia no son los grandes partidos: la democracia eres tú, y millones como tú.
 

Sin tu voto no son nada. El próximo 22 de mayo, NO LES VOTES.

 

Abr
17

La explosión de la burbuja del social media

Redes Sociales, SMO 14 comentarios

Creo que ya no hay duda. Volvemos a vivir otra burbuja tecnológica que, en este caso, se basa especialmente en los medios sociales. Facebook, Twitter, Zynga, Groupon, Linkedin… están calentando el ambiente con unas valoraciones tremendamente infladas que, aunque cumplan el más optimista de sus planes de negocio en los próximos 5 años, no se justifican.
 

Por dar un ejemplo, Facebook ingresará en 2010 unos 2.000 millones de dólares mientras las últimas transacciones se han realizado a valoración 75.000 millones. Basicamente son 37 veces ingresos y considerando un EBITDA del 15% tendría un beneficio de 300 millones lo que da un PER superior a 200. Mucho hay que crecer para justificar ese múltiplo. De hecho es prácticamente imposible pues aunque se hiciese con el 20% de la tarta publicitaria online mundial, no se justificaría dicha valoración. Para el caso de Twitter con sus 150 millones de dólares de ingresos no entro en mayores análisis.
 

A esto añadamos los cientos de proyectos que intentan abrir su hueco en mercados más verticales con inversiones de capital riesgo sorprendentes -el ejemplo de los 41 millones de dólares de Color.com es bastante representativo- así como la obsesión de los anunciantes de hacerse un hueco en estos soportes aunque sus retornos no están muy claros. Esto ha provocado una avalancha de empresas ofreciendo servicios y aplicaciones para empresas orientadas a mejorar la relación marca/cliente en dichos entornos. Desde consultoría a analítica o aplicaciones.
 

La burbuja está y tiene todos los ingredientes: capital riesgo a raudales, valoraciones disparadas, atención mediática, empresas invirtiendo sin control de ROI, barreras de entrada bajas para muchos servicios, cursos, conferencias por doquier… Hay que destacar una gran diferencia con el año 2.000. Los proyectos y el mercado existen y las empresas son rentables. La especulación no está en el proyecto sino en las valoraciones y el propio entorno.
 

Y las burbujas existen y deben explotar. Es más, considero realmente sana su existencia pues aceleran tecnologías, ecosistemas y mercados dejando detrás suyo el terreno sembrado para su consolidación.
La cuestión es como será y que pasará cuando la burbuja del social media explote siguiendo el ya tradicional Hype Cicle. Algunas ideas:
 

El ruido mediático cambiará de tono. De noticias positivas sobre número de usuarios, impacto en la sociedad y valoraciones astronómicas pasaremos a caídas en bolsa en los proyectos que consigan salir, análisis que no justifican valoraciones, cierre de startups y ejemplos de fondos e inversores arruinados. A los medios se les da muy bien presentar este lado oscuro.
 

Las valoraciones se derrumban. Los métodos de medir a la compañías se vuelven exclusivamente económicos. Ya no valen usuarios ni tiempos por sesión ni número de interacciones. Cuando se cambia la tendencia sólo vale el dinero. Y de repente todos son medidos con los mismos criterios que una petrolera o una telco. Todo se centra en facturación, beneficios, ingresos por usuario y modelo de negocio.
 

Los datos de usuarios empezarán a analizarse con más detalle. Por ejemplo, los datos de usuarios inactivos que hemos visto recientemente de Twitter se multiplicarán para cada una de las plataformas. Se destacarán las caídas y no los crecimientos y oiremos temas como movimientos de usuarios anti redes sociales, la moda de darse de baja de Facebook, estudios alternativos de consumo de redes con otros enfoques, etc…
 

El capital riesgo desaparecerá instantáneamente. Repito. De una semana para otra. Cuando decide que la fiesta se ha acabado lo hace al instante y salen por la puerta todos. Y no queda ni el más feo. Cuando el barco se mueve un poco os aseguro que se bajan los primeros.
 

Los anunciantes empezarán a exigir retorno de inversión real. El concepto de retorno de los medios sociales ha quedado hasta ahora en términos más o menos difusos -influencia, prescripción, recomendación, viralidad…- y los directores de marketing obligarán a hablar de ingresos -más aún en entorno de crisis que nunca acaba-. Conozco muchas empresas, muchísimas, que viven del tráfico segmentado que genera Google pero por ahora no conozco ninguna que viva de Facebook.
 

Las consultoras se verán obligadas a definir mejor su papel y oferta. Demostrar retorno en términos económicos será una obsesión y este podrá tener muchas formas: éxito en campañas de marketing, notoriedad, atención a cliente mejorada, ventas en social commerce… Y va a ser difícil. Muy difícil poder demostrar el mismo para todas las marcas y en tantos entornos.
 

El ecosistema generado disminuirá. Las conferencias, exposiciones, cursos, clases y demás reuniones de todo tipo se dividirán por 3. El patio se simplifica con fusiones, absorciones y cierres.
 

En general, la fiesta se habrá acabado. Y esto pasa de golpe y porrazo. En dos o tres meses todo el clima se da media vuelta y hasta aquí hemos llegado. Entraremos en la etapa interesante donde los jugadores se consolidan en sus posiciones, el mercado es más racional, el dinero entra en los proyectos con posibilidades, quedan las consultoras que lo hacen bien y, en general, se vive en un mercado sano y equilibrado que sólo se puede construir después de la fase creativa y alocada de una buena y divertida burbuja.
 

Quienes han estado en ella la recordarán con cariño. Ahora bien, prepárense a sufrir un pequeño desierto y que tengan buen viaje.